pesario uterino

Pesario uterino: ¿Qué es y para qué funciona?

En otras ocasiones os hemos hablado de dispositivos que nos ayudan a trabajar el suelo pélvico, como el Wood roller o el Winner flow. Otro ejemplo, que puede ser desconocido para muchas mujeres, es el pesario uterino.

Desde Medicina del Dolor en Valencia os contamos qué es un pesario uterino, para qué y cómo se utiliza, y cuáles son sus beneficios y desventajas.

¿Qué es un pesario uterino?

Los pesarios son los dispositivos médicos más antiguos, ya que se tienen evidencias documentales de uso en el Antiguo Egipto. Este producto removible se instala en la vagina y recoloca y ofrece soporte a las estructuras que descienden (prolapsan) a causa de la debilidad de la musculatura del suelo pélvico o a la falta de soporte ligamentario.

Existen diversos modelos de pesario uterino, tales como:

  • Tipo rosquilla.
  • Anillo con soporte.
  • Pesario de Gellhom flexible.
  • Aro abierto (se distingue del anillo con soporte en que este último no es abierto, sino que tiene agujeros).

¿Para qué y cómo se emplea un pesario uterino?

El uso del pesario puede ser paleativo para los prolapsos que ya están instalados, o preventivo, en aquellos casos de deporte de impacto continuo u otras situaciones particulares donde la sujeción que aporta el pesario sería interesante. En resumen, los pesarios pueden ser beneficiosos en los siguientes casos.

  • Ciertas situaciones de incontinencia urinaria de esfuerzo.
  • Cualquier tipo de prolapso: Cistocele, rectocele o enterocele.
  • Algunos contextos de posparto.
  • Prevención de parto prematuro

Se requiere la valoración de un experto en suelo pélvico para poder escoger el tipo de pesario y la talla más adecuada para cada caso. Además, la colocación y retirada de los pesarios a veces no es sencilla. De manera general os recomendamos los siguientes pasos: Sacar el pesario de su envoltura.

  1. Lavarlo bien con agua y jabón en el caso de que no fuese en un paquete estéril. Lavarse las manos.
  2. Doblar el pesario por la mitad (el pesario cuenta con unas áreas flexibles y específicas, o muescas, que indican por dónde hacerlo).
  3. Aplicar lubricante con base al agua al dispositivo, concretamente en la punta superior del aro (que entrará primero).
  4. Tumbarse o sentarse con las piernas muy abiertas o ponerse de pie con un pie apoyado en una silla.
  5. Con la mano no dominante se debe abrir los labios superiores y con la dominante, mantener el pesario doblado e introducirlo como se haría como una copa menstrual o tampón.
  6. Insertar con suavidad el pesario empujándolo hacia adentro y soltarlo.
  7. Volver a lavarse las manos.

Aunque el pesario se coloca por la propia persona en su domicilio, insistimos en que el médico o especialista del suelo pélvico es el encargado en ayudar a elegir la talla y tipo de pesario más adecuado.

Beneficios y desventajas de emplear un pesario uterino

El pesario no se nota, es decir, no molesta, es como cuando introducimos un tampón o copa menstrual. No solamente mejora la sintomatología y evita que la situación empeore, sino que también puede retrasar e incluso evitar las intervenciones quirúrgicas. En el día a día, una vez la paciente adquiere práctica en su utilización, termina siendo un dispositivo muy práctico que se coloca durante el día y se quita para dormir. En ciertas ocasiones, el pesario puede ser introducido por el ginecólogo y mantenerse dentro hasta un máximo de 2 meses, momento en el que hay que volver al ginecólogo para que lo saque, lave y vuelva a introducir.

El pesario utilizado de manera puntual como prevención ayuda a reducir los impactos en el suelo pélvico (por deporte, sobrepeso o edad avanzada) y algunos modelos pueden ser utilizados durante las relaciones sexuales. Esto contribuye a que las pacientes tengan una vida activa y normal.

Sin embargo, los pesarios no se recomiendan en todos los casos. Estos se desaconsejan si existen alergias a los materiales que los componen, si existe una infección vaginal, sangrado por causa desconocida, hay ulceración en las paredes vaginales o enfermedad pélvica inflamatoria.

El equipo de Medicina del Dolor en Valencia está formado por médicos, fisioterapeutas, preparadores físicos, nutricionistas y psicólogos. Con ello conseguimos centrarnos en los problemas del suelo pélvico de forma concreta, pero de una manera multidisciplinar. De esta manera, podemos ofrecer tratamientos eficaces a nuestros pacientes dependiendo de su origen.

Ahora ya sabéis todo acerca del pesario uterino. Si precisáis más información acerca de problemas relacionados con el suelo pélvico, o deseáis consultarnos vuestro caso, no dudéis en poneros en contacto con nosotros sin compromiso.

Dra. Carmen De Andrés

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.