La lumbalgia que en muchas ocasiones padecen los pacientes se debe a la sobrecarga que se produce en la parte posterior de la columna donde existen unas articulaciones pequeñas que se llaman articulaciones facetarias y que su función es permitir nuestros movimientos de flexión, extensión y rotación, pero que no tienen función de soportar carga.

Las articulaciones facetarias pueden volverse dolorosas debido al desgaste (también llamado cambio degenerativo), sobrecarga o lesión, aunque la razón no siempre es clara. El dolor se siente alrededor de las articulaciones facetarias y en el área circundante. Por ejemplo, el dolor que comienza en las articulaciones de la parte inferior de la espalda a menudo se siente en como lumbago o lumbalgia, en las nalgas y la parte superior de las piernas. Cuando las articulaciones facetarias son sensibles, los músculos cercanos se contraen para protegerlos y su contracción mantenida se vuelve también dolorosa.

La denervación de la articulación facetaria bajo endoscopia es una nueva técnica para realizar la denervación de la articulación facetaria. El objetivo final es el mismo que en la técnica percutánea con aguja (convencional), destruir la pequeña rama nerviosa que inerva la articulación facetaria.

La principal diferencia es que se usa un endoscopio (un tubo largo, delgado y flexible con una cámara de video en un extremo) para identificar los nervios objetivo. El gran avance que esta técnica aporta es permitir la realización de técnicas en pacientes con lumbalgia después de una cirugía de columna. Esto significa que podemos trabajar cuando el acceso a la articulación facetaria esta obstaculizado por la presencia de tornillos y barras , elementos que alteran la anatomía y que impide la realización de la radiofrecuencia convencional realizada solo con la visión de rayos X.

 

 

La utilización del endoscopio permite poder ver la estructura vertebral que provoca el dolor del paciente y realizar el tratamiento térmico las veces necesarias hasta que podamos ver que se destruye el nervio. Además, como podemos ver los nervios en los que estamos trabajando, la colaboración del paciente ya no es necesaria durante el procedimiento. Esto significa que puede realizarse bajo anestesia general o sedación profunda.

La técnica de radiofrecuencia endoscópica se realiza en quirófano bajo anestesia local. Los pacientes se colocan en decúbito prono (boca abajo) con una almohada suave debajo del abdomen para mantener la curva de la columna lumbar y el abdomen sin tensión. Utilizamos además de la visión endoscopia un aparato de Rayos X para confirmar el punto de entrada para el tratamiento de la rama dorsal de la vertebra con dolor en el punto de intersección del proceso articular superior. Después de la inyección anestésica local del sitio de punción en la piel, se introduce la cánula del sistema de endoscopia hasta  la base del proceso transverso.

Se realiza el ajuste la punta de la cánula del endoscopio deslizándose cranealmente sobre el tejido óseo y paralela a la rama medial. Después de que la sonda está en su lugar, la sonda de radiofrecuencia se inserta a través del canal de trabajo. Bajo visión  endoscópica, la rama media dorsal se destruye utilizando un cabezal de corte por radiofrecuencia, utilizando alta frecuencia para evitar la regeneración nerviosa.

El tejido blando fue completamente extirpado para exponer la superficie ósea del proceso transversal dorsal y el proceso articular superior.

 

Al finalizar en cada nivel se retira el endoscopio y la cánula de trabajo. Todos los niveles de tratamiento realizados se suturan las incisiones en la piel con material de sutura absorbible que no precisa retirada de puntos de sutura.

Dependiendo del paciente y del numero de niveles tratados se puede realizar un control postoperatorio de horas o de un día con el fin de poder dar la seguridad y confort al paciente que pueda precisar

En el segundo día postoperatorio, se puede reanudar la vida y el trabajo normales.

A continuación, se encuentran 3 videos en los que se puede ver de forma dinámica la realización de diferentes Tratamientos endoscópicos del dolor facetario y en diferentes niveles de trabajo según problemas en la columna vertebral de pacientes tratados:

 

Tratamiento endoscópico de dolor facetario L5/S1

Tratamiento endoscópico de dolor facetario L5/S1

Tratamiento endoscópico de dolor facetario L5/S3

Tratamiento endoscópico de dolor facetario L5/S3

Tratamiento endoscópico de dolor facetario L3-L4/L5-S1

Tratamiento endoscópico de dolor facetario L3-L4/L5-S1

 

Preguntas Frecuentes

La columna vertebral es una columna de huesos dispuestos uno encima del otro. Los huesos están unidos en la parte posterior por articulaciones llamadas articulaciones facetarias, una a cada lado. Las articulaciones facetarias mantienen unidos los huesos y estabilizan la columna vertebral, al tiempo que permiten el movimiento. Las articulaciones facetarias pueden volverse dolorosas debido al desgaste (también llamado cambio degenerativo), estrés o lesión, aunque la razón no siempre es clara. El dolor se siente alrededor de las articulaciones facetarias y en el área circundante. Por ejemplo, el dolor que comienza en las articulaciones de la parte inferior de la espalda a menudo se siente en como lumbago o lumbalgia, en las nalgas y la parte superior de las piernas. Cuando las articulaciones facetarias son sensibles, los músculos cercanos se contraen para protegerlos y su contracción mantenida se vuelve también dolorosa.

La denervación mediante radiofrecuencia de la articulación facetaria es un procedimiento en el cual las fibras nerviosas que inervan las articulaciones facetarias dolorosas se destruyen selectivamente por el calor administrado a través de una aguja que emite ondas de radio. El tratamiento de denervación consiste en colocar una aguja especial (sonda de radiofrecuencia) cerca del nervio de la articulación; Cuando la corriente de radiofrecuencia pasa por la sonda, se crea un área muy pequeña de calor que causa la destrucción selectiva del nervio sensitivo de la articulación que se trata. Este procedimiento no afecta a ninguna otra parte del cuerpo. Para asegurarnos de que la sonda esté lo suficientemente cerca del nervio, previamente se le hace una prueba con una pequeña cantidad de electricidad y le pedimos su respuesta. Esta prueba ayuda a la colocación de la aguja en el lugar exacto y alejada de otros nervios (principales) de la columna vertebral.

La denervación de la articulación facetaria es un procedimiento comúnmente realizado y generalmente es seguro y efectivo. Sin embargo, ningún procedimiento está exento de riesgos y la denervación de la articulación facetaria puede tener alguno de los siguientes efectos secundarios o complicaciones:

  • Una infección de la zona de piel donde se inserta la aguja, que causa síntomas como enrojecimiento o hinchazón; esto ocurre en uno de cada 1000 casos.
  • Sangrado / hematomas en el sitio de inyección.
  • Entumecimiento / debilidad temporal del anestésico local que se inyecta durante el procedimiento; esto generalmente se resuelve en dos o tres horas. Dependiendo de la evolución especifica puede requerir que permanezca en el hospital durante la noche (aunque esto es raro).
  • Alergia a las drogas inyectadas, a las cuales no había comunicado hipersensibilidad
  • Lesión nerviosa que puede causar entumecimiento o debilidad temporal: esto ocurre en uno de cada 1,000 casos y se resuelve en días-semanas.
  • Lesión nerviosa permanente en un nervio que inerva la pierna o el tronco, lo cual es muy raro, dadas las medidas de control de imagen y respuesta a corriente eléctrica que se realizan previo a la lesión.
  • Rigidez y dolor durante algunos días después del tratamiento; esto puede durar dos semanas. Debe tomar analgésicos normales con regularidad y hacer estiramientos suaves.

La denervación de la articulación facetaria bajo endoscopia es una nueva técnica para realizar la denervación de la articulación facetaria. El objetivo final es el mismo que en la técnica percutánea con aguja (convencional), destruir la pequeña rama nerviosa que inerva la articulación facetaria.
La principal diferencia es que se usa un endoscopio (un tubo largo, delgado y flexible con una cámara de video en un extremo) para identificar los nervios objetivo. Esto significa que el tratamiento térmico se puede realizar varias veces hasta que podamos ver que se destruye el nervio. Además, como podemos ver los nervios en los que estamos trabajando, la colaboración del paciente ya no es necesaria durante el procedimiento. Esto significa que puede realizarse bajo anestesia general o sedación profunda.

El gran avance que esta técnica aporta es permitir la realización de técnicas en pacientes con lumbalgia después de una cirugía de columna con presencia de tornillos y barras que imposibilitan la realización de radiofrecuencia convencional.

En general, los riesgos adicionales de una denervación de la articulación facetaria endoscópica están relacionados con:

  • La anestesia: el tratamiento se realizará bajo sedación profunda monitorizada, o anestesia general, lo que implica el riesgo adicional propio de una anestesia general.
  • El «tamaño» de las herramientas endoscópicas que son de mayor calibre que la aguja convencional: los instrumentos que se usan en una endoscopia pueden causar un aumento de los niveles de dolor postoperatorio. Es posible que necesite pasar la noche para mantener su dolor bajo control.
  • La realización de pequeñas incisiones en cada punto de tratamiento que se suturan al finalizar el procedimiento
  • Como la estimulación nerviosa de control no es posible bajo anestesia general, también existe una posibilidad muy remota de dañar los nervios principales que salen de la columna vertebral. Esto es un poco más alto en comparación con el procedimiento convencional, pero aún es una posibilidad muy remota.

El procedimiento de denervación generalmente se plantea después de probar tratamientos menos invasivos, como: medicación, fisioterapia, estimulación nerviosa transcutánea (TENS).

El ejercicio, la acupuntura, el yoga / Pilates y la terapia de relajación también pueden ayudar a aliviar el dolor de espalda. La cirugía de columna también podría considerarse en casos seleccionados.

La alternativa al enfoque endoscópico para la denervación de la articulación facetaria es la técnica convencional, realizada sin endoscopia. Para más información, consulte nuestra información en Denervación de radiofrecuencia de la articulación facetaria.

Una denervación endoscópica de la articulación facetaria lumbar puede realizarse como un procedimiento de Observación/media estancia o un procedimiento con ingreso de un día. Se realiza en quirófano y su duración es de 60 a 90 minutos. El número de articulaciones a tratar, los niveles de dolor postoperatorio esperados y su estado de salud son factores que se tendrán en cuenta para decidir si su procedimiento puede realizarse como paciente ambulatorio.

Al llegar al quirófano, se acostará boca abajo sobre un colchón especial. Esta posición ayuda a abrir el espacio entre los huesos de la columna. El área(s) de la articulación facetaria que requiere denervación se confirma previamente con una máquina de rayos X. Se marcan los puntos y  se administrara el anestésico local en los puntos específicos de tratamiento, y hacemos, incisiones (cortes) pequeños en su piel, de acuerdo a los niveles a tratar

Después de realizado el procedimiento, cerramos la piel con sutura (puntos). Se puede aplicar anestesia local en el área operada para aliviar el dolor. Tendrá uno o más apósitos pequeños en la espalda. Las suturas se disolverán con el tiempo y no es necesario sacarlas.

Después de la operación, lo llevarán a la zona de hospitalización para su recuperación. Aquí es donde lo controlaran durante el período postoperatorio

Debe esperar tener algo de molestias en el sitio de operación, que durará hasta 72 horas. Es posible que inicialmente tenga más dolor de espalda, pero esto se calmará con el tiempo.

Deberá organizarse para que un adulto responsable lo recoja del hospital, preferiblemente en un automóvil. No se recomienda viajar en transporte público.

Es esencial que continúe tomando analgésicos según lo recomendado después de la cirugía. Su farmacéutico y enfermera discutirán con usted el manejo de sus analgésicos antes de irse a casa. Los apósitos deben mantenerse hasta la revisión de sus heridas, normalmente 10-15 días después del procedimiento. Una vez que esto ha sucedido, puede bañarse o ducharse normalmente sin el vendaje.

La flexión y extensión con carga  deben evitarse durante una o dos semanas. En general, puede volver al trabajo liviano después de un par de días, y puede hacer trabajo y deportes más pesados ​​después de dos o tres semanas. Por lo general, es seguro conducir dentro de dos o tres días, siempre que pueda hacer una parada de emergencia y no tomar ningún medicamento sedante como analgésicos a base de morfina.

Cuando salga del hospital, puede ser derivado para fisioterapia, ya sea en el equipo de MEDICINA DEL DOLOR o en el que usted decida. Los fisioterapeutas le enseñarán ejercicios para ayudar a tonificar y controlar los músculos que estabilizan la zona lumbar. Si ha sido derivado a fisioterapia, debe esperar una cita entre cuatro y seis semanas después de la fecha de la cirugía. Si tiene que someterse a fisioterapia en su hospital local y no ha tenido noticias suyas en este momento sobre su cita, comuníquese con su médico de cabecera.

Comuníquese con nosotros si experimenta alguno de los siguientes síntomas:

  • dolor insoportable a diferencia de sus síntomas normales
  • aumento del enrojecimiento, hinchazón o supuración alrededor del sitio de operación
  • fiebre (temperatura superior a 38.5 ° C)
  • debilidad repentina o entumecimiento en las piernas que no se resuelve
  • pérdida repentina del control del intestino o la vejiga
  • dolor de cabeza intenso que no mejora con analgésicos.

Sí, seis a ocho semanas después de su procedimiento. Le enviaremos una carta de cita, pero si no ha tenido noticias nuestras dentro de las cuatro semanas después de salir del hospital, contáctenos. En esta cita será atendido por un médico especialista.

Normalmente, bastará una sola sesión para determinar si las articulaciones facetarias son la causa probable del dolor o no. Si el primer procedimiento no logra aliviar los síntomas por completo, podría indicarse una intervención adicional, tras la reevaluación del caso. Dado que no son procedimientos con efecto permanente, se podrían tener que repetir cuando el efecto disminuye o desaparece (a menudo al cabo de 6-12 meses).

Se espera que el alivio del dolor de este nuevo enfoque pueda durar mucho más en comparación con el procedimiento convencional. Sin embargo, como el procedimiento es relativamente nuevo, todavía hay poca evidencia clínica para confirmarlo.

Por lo general, el procedimiento resulta seguro. No obstante, todo procedimiento tiene sus riesgos, efectos secundarios y posibles complicaciones. Los riesgos y las complicaciones dependen de los lugares concretos que se lesionan. Siempre que se realiza una inyección a través de la piel existe un riesgo de infección. Por esta razón se emplean condiciones de esterilidad para realizar los bloqueos. Las agujas deben atravesar la piel y los tejidos blandos, lo que producirá molestias. Los nervios a tratar pueden encontrase próximos a vasos sanguíneos o de otros nervios, que podría lesionarse durante la intervención. Se extreman las precauciones en todo el procedimiento; no obstante, a veces surgen complicaciones.  Podrá comentar sus preocupaciones concretas con su médico.

Los pacientes que son alérgicos a cualquiera de los medicamentos que se inyectan, o que padecen una infección activa.

Los pacientes en tratamiento que reciben fármacos antiplaquetarios o anticoagulantes (por ejemplo Sintrom®, Plavix®), no tienen contraindicacion pero deben ser preparados especificamente.

Mejore su calidad de vida

Contacte con nosotros, podemos ayudarle

Para darte un servicio más personalizado, utilizamos cookies propias y de terceros. Si sigues navegando, entendemos que aceptas su uso según nuestra política de cookies. Más información.

Aceptar y continuar