vitaminas y dolor de espalda 1

Vitaminas y dolor de espalda: ¿Qué relación existe?

El dolor de espalda es una de las afecciones más comunes y motivo frecuente de consulta médica. Un 70% de la población lo sufrirá en algún momento de su vida. Se considera que el dolor de espalda puede tener dos orígenes, neuropático y nociceptivo (por estimulación de los receptores del dolor), por ello, en su aparición pueden intervenir distintas causas, como el déficit de vitaminas.

Desde Medicina del Dolor en Valencia os contamos qué relación existe entre algunas vitaminas y el dolor de espalda, y cómo se puede tratar este problema mediante el consumo de estas.

¿Qué relación hay entre las vitaminas y el dolor de espalda?

Las vitaminas que se han observado más importantes para el dolor de espalda son las del grupo B. Concretamente, son la tiamina (B1), la piridoxina (B6) y la cianocobalamina (B12).

Esto se debe a que el dolor de espalda es neuropático y nociceptivo, y estas vitaminas tienen un papel fundamental en el funcionamiento del sistema nervioso central y periférico. Se trata de vitaminas neuroprotectoras que contribuyen a la regeneración neuronal y de la mielina, y neuromodulan la sensación de dolor.

También contribuyen al metabolismo y producen un efecto analgésico y antiinflamatorio mediante los siguientes mecanismos:

  • Modulación de la inflamación y la respuesta antioxidante.
  • Mejora de la producción de neurotransmisores.
  • Activación de los receptores de adenosina.

En definitiva, estas vitaminas actúan de manera significativa para mejorar la neuropatía, el control motor y el dolor, tanto neuropático como nociceptivo.

¿Cómo tratar el dolor de espalda?

Teniendo en cuenta la relevancia de las vitaminas del grupo B para la salud lumbar, es recomendable incluir estas vitaminas como adyuvantes de la administración de AINE (Antiinflamatorios No Esteroides), para mejorar la funcionalidad y reducir el dolor.

Para ello, es fundamental acudir a un profesional de la nutrición. Este no solamente podrá prepararnos una dieta basada en alimentos ricos en estas vitaminas, sino también, de ser precisa, aconsejarnos la suplementación.

Algunos alimentos ricos en estas vitaminas del grupo B que podemos consumir son:

  • Levadura nutricional.
  • Pescados como el arenque, el atún, el bacalao, la caballa o el salmón.
  • Ternera.
  • Moluscos como los mejillones, las almejas o las ostras.
  • Hígado.
  • Aguacate.
  • Pepino.

Por otra parte, es crucial acudir a un profesional de la Medicina del Dolor que nos pueda ayudar recomendándonos la fisioterapia y preparación física necesaria.

En algunos casos, el dolor de espalda puede ser muy incapacitante y generar comorbilidades, como depresión o trastornos del sueño. En estos casos, además, será muy importante recibir atención psicológica.

El equipo de Medicina del Dolor en Valencia está formado por médicos, preparadores físicos, fisioterapeutas, nutricionistas y psicólogos. Con ello conseguimos centrarnos en todas las causas del dolor de espalda de forma concreta, pero de una manera multidisciplinar. De esta manera, podemos ofrecer tratamientos eficaces a nuestros pacientes dependiendo de su origen.

Ahora ya sabéis todo acerca de las vitaminas y su relación con el dolor de espalda. Si precisáis más información acerca de problemas de espalda, o deseáis consultarnos vuestro caso, no dudéis en poneros en contacto con nosotros sin compromiso.

Dra. Carmen De Andrés

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.