cistitis

Cistitis: ¿Puede afectar al suelo pélvico?

A medida que se acerca el verano, las infecciones son más frecuentes por la subida de la temperatura y la humedad de, por ejemplo, bañarnos en playas y piscinas. La cistitis es una de ellas.

Desde Medicina del Dolor en Valencia os contamos en qué consiste la cistitis, y qué efectos puede tener en el suelo pélvico.

¿Qué es la cistitis y cuáles son sus causas?

La cistitis es una infección urinaria que afecta a la vejiga. Se caracteriza por la presencia de gérmenes en la orina. Dependiendo del tipo de microorganismo presente será bacteriana, micótica (hongos) o vírica.

La cistitis bacteriana es la más común. Suele ser causada por un traslado de estas bacterias a la zona a través de las heces (enterobacterias). Tras ella se encuentra hasta en un 85% de los casos la bacteria E. Coli.

Otros factores de riesgo para padecerla son los siguientes:

  • Higiene deficiente o incorrecta.
  • Ambiente hospitalario.
  • Anticonceptivos de barrera (hasta 4 veces más).
  • Embarazo.
  • Cálculos renales.
  • Colocación de sondas.
  • Diabetes.
  • Inmunosupresión.

Síntomas de la cistitis

Los síntomas principales de la cistitis son:

  • Dolor o escozor al miccionar.
  • Sensación permanente de deseo de miccionar (tenesmo).
  • Micción escasa (polaquiuria).
  • Presencia de sangre en la orina, visible u orina turbia (hematuria).

Si aparece fiebre, esto indicaría que la infección ha afectado también a otro órgano. Si afecta a la próstata se denomina prostatitis aguda, mientras que si afecta al riñón es una pielonefritis aguda.

¿Puede afectar al suelo pélvico?

La cistitis desencadena una reacción neuromuscular que produce un desequilibrio en la liberación de calcio y que provoca una sobreactividad en el interior del músculo.

La segregación de neurotransmisores como la histamina, la serotonina o las quininas estimula los receptores nociceptivos (del dolor) y establece un circuito entre el sistema nervioso central, los nociceptores y los músculos.

Si esto se mantiene por un tiempo, la musculatura que ha sido hiperactivada se debilita (distrofia muscular) al intentar adaptarse al aumento de la actividad metabólica.

Al fallar este ajuste, se inicia una fibrosis localizada y el tejido muscular dañado es reemplazado por uno nuevo, pero menos activo metabólicamente y más rígido.

En este punto el suelo pélvico puede generar una restricción en la uretra y dificultar la micción.

Diagnóstico y tratamiento de la cistitis

Más allá de valorar la sintomatología referida y el historial clínico del paciente, el profesional médico podrá solicitar las siguientes pruebas:

  • Análisis de orina para determinar si existen bacterias o sangre en la orina. De haberlas, se solicitará un cultivo bacteriano.
  • Cistoscopia: Se introduce un cistoscopio (un tubo pequeño con cámara y luz) para observar las vías urinarias o tomar una biopsia.
  • Pruebas de diagnóstico por imagen para descartar otros problemas.

En lo referente al tratamiento, para acabar con la cistitis suele ser suficiente la toma de antibióticos específicos contra la bacteria que la causa.

También es fundamental tener una correcta hidratación y acudir a un fisioterapeuta especialista en suelo pélvico por si se requiere algún tratamiento accesorio.

El equipo de Medicina del Dolor en Valencia está formado por médicos, fisioterapeutas, preparadores físicos, nutricionistas y psicólogos. Con ello conseguimos centrarnos en los problemas del suelo pélvico de forma concreta, pero de una manera multidisciplinar. De esta manera, podemos ofrecer tratamientos eficaces a nuestros pacientes dependiendo de su origen.

Ahora ya sabéis todo acerca de la cistitis. Si precisáis más información acerca de problemas relacionados con el suelo pélvico, o deseáis consultarnos vuestro caso, no dudéis en poneros en contacto con nosotros sin compromiso.

Dra. Carmen De Andrés

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.