postura

Postura y suelo pélvico: ¿Qué relación existe?

Mucho se habla acerca de que una mala postura puede generarnos problemas tales como cervicalgia, lumbalgia etc. Sin embargo, la postura que adoptamos en nuestras actividades no solo puede generarnos los mencionados problemas, sino que también puede afectar al suelo pélvico.

Desde Medicina del Dolor en Valencia os contamos la relación entre postura y suelo pélvico y cómo podemos cuidarlo adoptando buenos hábitos.

¿Qué relación existe entre postura y suelo pélvico y qué efectos pueden darse?

El suelo pélvico, un conjunto de músculos y ligamentos que se hallan en la parte inferior de la pelvis y actúa como cierre del abdomen, trabaja más o menos dependiendo de la postura que tenemos.

Mientras que su actividad desciende cuando estamos tumbados, cuando nos sentamos o mantenemos de pie, esta se incrementa. Esto es debido a la gravedad, ya que debe soportar el peso de las estructuras y órganos superiores.

Cuando tenemos una mala postura, debido a que estamos cansados, tenemos problemas de espalda o dolor, la actividad del suelo pélvico se reduce y al no poder funcionar correctamente pueden producirse lesiones, sobre todo si estos músculos ya están debilitados.

La relación entre postura y suelo pélvico es muy directa debido a que los músculos que lo componen no trabajan de forma aislada, sino que su actividad depende de otras zonas como el abdomen, la columna lumbar o el diafragma.

Para que la actividad del suelo pélvico sea la adecuada, la columna y la pelvis deben estar alineadas, en una postura neutra.

Aunque los movimientos lumbopélvicos no son perjudiciales de manera puntual, si se mantienen, la pelvis no se halla alineada y esto afecta al suelo pélvico.

Si andamos, estamos de pie o nos sentamos durante largo tiempo en una posición de anteversión (con los glúteos hacia afuera) o retroversión (con el pubis hacia afuera), la pelvis no está alineada y el suelo pélvico lo sufre.

Si la pelvis no está alineada, el periné, la zona muscular que se halla entre el pubis y el ano, no puede efectuar correctamente su función de soportar las presiones y otras estructuras acabarán soportándolas.

¿Cómo podemos actuar para que nuestra postura sea la adecuada y no afecte al suelo pélvico?

Para evitar problemas del suelo pélvico debido a la postura que mantenemos, es fundamental que sepamos cuáles son las posiciones correctas e incorrectas en cada caso. Adoptando una buena postura hay una activación profunda involuntaria de los músculos posturales esencial para una correcta gestión de las presiones intra-abdominales.

A la hora de sentarnos, es importante que identifiquemos los isquiones, dos pequeñas salidas de la pelvis que podemos notar en nuestros glúteos. Una vez identificados, debemos separarnos del respaldo de la silla y buscar una posición neutra, ni hacia adelante ni hacia detrás.

Una vez bien colocados, notaremos la activación del músculo transverso del abdomen.

Al levantarnos, deberemos inclinar el tronco hacia adelante desde las caderas, manteniendo recta la columna. Seguidamente, flexionamos las rodillas y las estiramos. 

Acudir a un fisioterapeuta o preparador físico no solo nos ayudará a detectar cualquier posible problema del suelo pélvico, sino también a aprender buenos hábitos.

El equipo de Medicina del Dolor en Valencia está formado por médicos, fisioterapeutas, preparadores físicos, nutricionistas y psicólogos, para centrarnos en los problemas del suelo pélvico y el dolor crónico desde cada una de nuestras disciplinas. Así, podemos ofrecer tratamientos eficaces a nuestros pacientes dependiendo de su origen.

Ahora ya sabéis todo acerca de la relación entre postura y suelo pélvico. Si precisáis más información acerca del suelo pélvico, o deseáis consultarnos vuestro caso, no dudéis en poneros en contacto con nosotros sin compromiso.

Dra. Carmen De Andrés
Últimas entradas de Dra. Carmen De Andrés (ver todo)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.