dolor de espalda al correr o nadar

Dolor de espalda al correr o nadar: ¿Cómo realizar ejercicio sin sufrir?

El ejercicio físico es uno de los pilares de la buena salud y siempre se recomienda realizarlo de manera regular y moderada. En verano, como tenemos más tiempo, es posible que deseemos salir a correr o a nadar. Sin embargo, si tendemos a sufrir dolor de espalda, o ya padecemos dolor crónico, puede que rechacemos hacerlo. Desde Medicina del Dolor en Valencia, os contamos por qué podemos sufrir dolor de espalda al correr o nadar y cómo hacerlo sin sufrir.

¿Por qué podemos sentir dolor de espalda al correr o nadar?

La espalda es una zona con tendencia a manifestar dolores debido a que participa en muchos de nuestros movimientos, como la flexión o la rotación. Cuando realizamos deporte, nuestro cuerpo se activa, poniendo en movimiento diversos músculos y estructuras, como los ligamentos o tendones, lo que puede generar dolor.

El dolor de espalda muchas veces está producido por malas posturas o hábitos, y en el caso del deporte, puede aparecer cuando no tenemos una buena técnica.

En el caso del running, los dolores lumbares pueden aparecer por debilidad de la musculatura del core (palabra que hace referencia al conjunto de los músculos abdominales, lumbares, de la pelvis, los glúteos y la musculatura profunda de la columna). También puede aparecer por una mala técnica de carrera o un uso de calzado inadecuado.

En lo referente a la natación, esta se trata de un deporte con un bajo impacto para la espalda, debido a que la flotabilidad soporta el peso corporal, reduce el estrés de las articulaciones y el agua ejerce un efecto masajeador en los músculos.

Sin embargo, la natación puede producir dolores de espalda dependiendo del tipo de estilo que se lleva a cabo.

Cuando realizamos brazadas, podemos crear fuerza de choque, realizar rotaciones repetitivas de espalda e hiperextender los músculos de la parte superior del cuerpo. Si se hacen demasiadas repeticiones, pueden aparecer tensiones en la parte baja de la espalda, generando inflamación, rigidez y dolor.

El estilo braza y el estilo mariposa obligan a que la parte lumbar retroceda durante el golpe, y estos movimientos añaden estrés a las articulaciones.

Por otra parte, el estilo libre y de espalda, no producen hiperextensión y no fuerzan la espalda, pero sí puede generar o empeorar el dolor relacionado con los discos u otras estructuras, al realizar rotaciones repetitivas.

¿Cómo podemos evitar sentir dolor de espalda al correr o nadar?

Para evitar que aparezca o se intensifique el dolor de espalda al correr o nadar, es imprescindible no sobreesforzarse y contar con una buena técnica. Para ello, es importante contar con la ayuda de expertos como preparadores físicos o fisioterapeutas, y en el caso de padecer dolor crónico, acudir a un experto en medicina del dolor.

En Medicina del Dolor en Valencia contamos con un equipo multidisciplinar compuesto por médicos, psicólogos, fisioterapeutas, preparadores físicos, y nutricionistas.

Asimismo, ponemos a disposición de nuestros pacientes múltiples tratamientos para tratar el dolor sin tener que realizarse tratamientos invasivos, así como nuestra amplia experiencia para ayudar a nuestros pacientes a prevenir el dolor mediante la preparación física y la fisioterapia.

Ahora ya sabéis qué hacer si padecéis dolor de espalda al correr o nadar. Si precisáis de más información o queréis consultarnos vuestro caso, no dudéis en poneros en contacto con nosotros sin compromiso.

Dra. Carmen De Andrés

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *