Tratamiento problemas de columna con técnica no invasiva

La patología de raquis, y dentro de las áreas cervical por patología traumática, y la lumbar principalmente biomecánica y degenerativa, suponen a nivel mundial, un problema de salud creciente. Esto ha supuesto el desarrollo del concepto de tratamiento de la causa etiológica del dolor mediante métodos mínimamente invasivos, para sustituir los clásicos abordajes quirúrgicos abiertos. Estos aun siendo de alta efectividad, suponen la realización mediante anestesia general, con pacientes ingresados, recuperaciones prolongadas y no exentas de secuelas postquirúrgicas.

El tratamiento de la patología discal lumbar y radicular ha avanzado en las últimas décadas, las innovaciones han permitido mejorar el acceso y la visualización del espacio epidural a través de pequeñas incisiones. Los avances tecnológicos tales como el endoscopio flexible de alta definición, y actualmente la tecnología láser ha mejorado la capacidad de llegar a una patología distante al punto de entrada, y tratar de manera efectiva a través de incisiones que están alejadas y no en una trayectoria lineal de la patología.

Indicaciones:

  1. Dolor de origen discogénico a nivel cervical torácico y lumbar.
  2. Dolor de característica radicular a nivel cervical torácico y lumbar.
  3. Estenosis de canal de origen en elementos de columna vertebral tanto osteofitos, ligamentos, y discos.
  4. Síndrome de dolor después de cirugía abierta de raquis especialmente cuando hay fibrosis postquirúrgica y atrapamiento o compresión de raíces nerviosas.

Disco intervertebral

El disco intervertebral actúa como un cojín amortiguador entre dos vértebras. Consta de tres partes:

  1. Núcleo Pulposo: Es una estructura formada por agua añadida a una matriz de proteoglicanos y colágeno.
  2. Anillo Fibroso. Consta de 20 laminillas de fibras colágenas que rodean al núcleo pulposo.
  3. Platillos Cartilaginosos. Recubren la superficie superior e inferior del disco y lo unen a los cuerpos vertebrales.

001_DESCOMPRESION_CANAL_PERCUTANEA_01 001_DESCOMPRESION_CANAL_PERCUTANEA_02

001_DESCOMPRESION_CANAL_PERCUTANEA_03

Mínimamente invasivo

  • Acceso mínimamente invasivo.
  • Ausencia de daño en el disco sano.
  • No lesión en estructuras musculoesqueléticas sin alteración biomecánica asociada.
  • No empeoramiento de la fisura anular.
  • No empeoramiento o fibrosis del disco degenerado.

001_DESCOMPRESION_CANAL_PERCUTANEA_05001_DESCOMPRESION_CANAL_PERCUTANEA_06

001_DESCOMPRESION_CANAL_PERCUTANEA_07

Mínimamente invasivo = Tratamiento precoz

  • Tratamiento precoz de la enfermedad discal degenerativa.
  • Elimina la Neo-Vascularización / Neo-Inervación generada en los episodios agudos repetidos de radiculitis.
  • Previene la formación de bandas fibróticas cicatriciales.
  • Sellado del anillo fibroso del disco para evitar recidiva de la hernia.
  • Prevención del dolor neuropático crónico.

001_DESCOMPRESION_CANAL_PERCUTANEA_08001_DESCOMPRESION_CANAL_PERCUTANEA_09

001_DESCOMPRESION_CANAL_PERCUTANEA_04

Procedimiento

  • Ambulatorio con observación.
  • Anestesia: Se realiza con presencia de anestesiólogo en cabecera del paciente, monitorización completa, y anestesia local monitorizada + sedación, en régimen ambulatorio.
  • Técnica quirúrgica: El tratamiento consiste en navegación mediante endoscopia en canal raquídeo. Bajo guía de rayos X a través de la zona mas baja de la espalda (hiato sacro) donde se realiza una pequeña incisión se introduce un endoscopio de fibra óptica flexible. A continuación se inserta en un canal una óptica flexible y en el otro un láser con longitud de onda especifica del Tulio con acción en plano de 2 micrones, 90% de disipación de la energía a 2 mm de la punta distal del catéter, por lo que no tiene ningún riesgo de penetración en los tejidos profundos. Una vez colocado todo el sistema se navega dentro del canal vertebral visualizando las estructuras tanto normales como grasa, discos, nervios, como las bridas adherenciales, hernias, protusiones, tejidos cicatriciales, osteofitos u otras anomalías.

Por ello se consigue diagnosticar o confirmar el diagnostico previo , pero mediante visión directa, y a continuación en un mismo procedimiento, tratar el origen del dolor y discapacidad del paciente.

La seguridad y eficacia del procedimiento se establece bajo el control estricto de monitorización de escopia (situación espacial de la sonda del endoscopio); visualización mediante endoscopio (indicación de estructuras tratadas y cambios morfológicos en tiempo real al realizar el tratamiento con el laser) y monitorización electromiografía y de potenciales evocados (monitoriza la situación basal del paciente neurológicamente y las respuestas neurofisiológicas a los disparos de láser intracanal para descartar cualquier posible interacción directa sobre estructuras neurales).

El procedimiento se completa habitualmente en 30 a 40 minutos. Muchos pacientes experimentan un alivio inmediato.

Los pacientes pasan a una sala de observación o recuperación post quirúrgica y por lo general pueden ser alta aproximadamente el día de la cirugía o tras 24 h. de observación.

  • Los pacientes pueden caminar el mismo día de su procedimiento, y puede comenzar la terapia física con ejercicios suaves al día siguiente.
  • Muchos pacientes pueden reanudar sus actividades normales al día siguiente, y la mayoría pueden volver a trabajar en menos de una semana.

Mejore su calidad de vida

Contacte con nosotros, podemos ayudarle

Para darte un servicio más personalizado, utilizamos cookies propias y de terceros. Si sigues navegando, entendemos que aceptas su uso según nuestra política de cookies. Más información Aceptar y continuar