dolor de espalda y cáncer

Dolor de espalda y cáncer: ¿Por qué aparece y qué se puede hacer?

Lamentablemente, el cáncer es una enfermedad grave y común, que no solo produce miles de fallecimientos cada año, sino que también incide de forma considerable en la calidad de vida de las personas que la padecen, por ejemplo, produciéndoles dolor. Desde Medicina del Dolor en Valencia os hablamos de dolor de espalda y cáncer, por qué puede producirse y cómo se puede actuar en estos casos.

Dolor de espalda y cáncer: ¿Por qué puede producirse?

Aunque en algunas ocasiones el cáncer puede no generar dolor, en otras también puede producirlo. Esto dependerá del tipo de cáncer, su ubicación, su etapa o extensión, si existen otros problemas de salud y la tolerancia al dolor que tenga el paciente.

El dolor relacionado con el cáncer puede ser causado por el propio cáncer, por las pruebas diagnósticas y por los tratamientos oncológicos:

Dolor producido por el propio cáncer

A veces los tumores pueden producir presión en estructuras como nervios, huesos u órganos. Un ejemplo es la compresión de la médula espinal, que puede producir dolor de espalda y cuello, y/o entumecimiento en las extremidades. Este dolor se puede intensificar al hacer esfuerzos como toser, estornudar etc.

Es importante actuar rápidamente para que esta presión no afecte por ejemplo a los esfínteres o produzca parálisis.

El dolor también puede ser producido por un cáncer óseo, aquel que inicia o se expande en los huesos.

Dolor producido por las pruebas diagnósticas y por los tratamientos oncológicos

Algunas pruebas para determinar si existe un cáncer pueden ser dolorosas para algunas personas. En lo referente a los tratamientos, la radioterapia y la quimioterapia pueden debilitar los huesos y que se faciliten las fracturas.

Asimismo, estas terapias suelen causar efectos secundarios molestos que en algunas ocasiones llevan a los pacientes a abandonarlas. La radioterapia también puede generar neuropatía periférica, un daño a los nervios que produce dolor, hormigueos, debilidad, entumecimiento o dificultad para caminar o moverse.

El cáncer también puede tratarse mediante cirugía, que puede generar dolor varios días o incluso semanas después.

Tras el cáncer también se puede realizar una terapia de factores de crecimiento, que al incitar a que la médula espinal trabaje más, también puede generar dolor.

Finalmente, en algunos casos en que debe amputarse un miembro se produce el denominado “dolor fantasma”. En estos casos es importante recibir ayuda por parte de profesionales como expertos en medicina del dolor, fisioterapeutas o psicólogos.

¿Cómo actuar en estos casos?

Ya se haya superado el cáncer como si se está padeciendo, es muy importante que además de seguir el tratamiento para él cuidemos de nuestra salud musculoesquelética. Para ello, en la medida de lo posible realizar ejercicio físico moderado y regular para fortalecer el organismo, así como contar con apoyo médico multidisciplinar, seguir una dieta equilibrada y descansar lo suficiente.

El equipo de Medicina del Dolor en Valencia está formado por médicos, nutricionistas,  psicólogos, fisioterapeutas y preparadores físicos para centrarnos en las causas del dolor de forma concreta desde cada una de nuestras disciplinas. Así, podemos ofrecer tratamientos eficaces a nuestros pacientes dependiendo de su origen.

Ahora ya sabéis todo acerca de la relación entre dolor de espalda y cáncer. Si precisáis más información acerca del dolor crónico, o deseáis consultarnos vuestro caso, no dudéis en poneros en contacto con nosotros sin compromiso.

Dra. Carmen De Andrés

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.