Refuerzo vertebral: Vertebroplastia y cifoplastia

008_VERTEBRAS_01008_VERTEBRAS_02

Las técnicas de refuerzo vertebral, consisten básicamente en la introducción de un cemento óseo-polimetilmetacrilato (PMMA)- en un cuerpo vertebral fracturado, para aliviar el dolor mediante la estabilización de la fractura vertebral.

La vertebroplastia es un procedimiento en el que se inyecta un cemento acrílico dentro de una vértebra fracturada de su columna vertebral para reforzar el hueso y reducir el dolor de la fractura.

En la cifoplastia, se inserta un globo dentro de una vértebra fracturada y comprimida y se infla, después de lo cual se inyecta un cemento acrílico dentro de la cavidad resultante. La cifoplastia está diseñada para aliviar el dolor y mejorar las deformidades espinales asociadas con fracturas vertebrales por compresión.

Similitudes: Refuerzo mecánico del cuerpo vertebral por el cemento introducido en el cuerpo vertebral sin destrucción tisular macroscópica.

La vértebra puede perder su capacidad de sustentación mecánica por diferentes causas:

  • Fractura:
    • Osteoporosis.
    • Otras.
  • Tumores:
    • Metástasis.
    • Mieloma múltiple.
    • Hemangiomas.
    • Otras: Kümmel, etc…

008_VERTEBRAS_03

La vertebroplastia se usa principalmente para reducir el dolor asociado con una fractura vertebral. La cifoplastia se usa para aliviar el dolor de la fractura vertebral mientras que también restaura la altura de la vértebra y mejora la deformidad espinal causada por la fractura vertebral.

La vertebroplastia y cifoplastia generalmente se usan después que los tratamientos más conservadores para fracturas vertebrales (descanso en cama, refuerzos, medicamentos para el dolor) no han logrado mejorar el dolor de la fractura.

Refuerzo vertebral

  • Las fracturas osteoporóticas son un problema de salud pública en alza.
  • La población vive cada vez más y quiere vivir mejor.
  • La disminución de la calidad de vida para la persona es proporcional al número de fracturas y aplastamientos siendo un 10% por fractura.
  • El síntoma principal es el dolor y el tratamiento inicial medicación y disminución de la movilidad…
  • La cirugía de la columna vertebral osteoporótica implica complicaciones técnicas muy importantes.
  • Dos técnicas:
    • La vertebroplastia: inyección a presión de cemento.
    • La cifoplastia: Reconstrucción + introducción de cemento.
  • Simulitudes:
    • Refuerzo mecánico del cuerpo vertebral por el cemento introducido en el cuerpo vertebral sin destrucción tisular macroscópica.

008_VERTEBRAS_04008_VERTEBRAS_05008_VERTEBRAS_06

008_VERTEBRAS_07008_VERTEBRAS_08008_VERTEBRAS_09

Refuerzo vertebral: Cifoplastia

008_VERTEBRAS_10

Contraindicaciones

  • Absolutas.
    • Embarazo.
    • Coagulopatía no corregida.
    • Osteomielitis.
    • Dolor por otra causa.
    • Tumores osteoblásticos.
  • Relativas.
    • Dificultad técnica.
    • No comprobada la seguridad en:
      • Fracturas “alta velocidad”.
      • Fragmento retropulsado.
      • Edad < 40 años (PMMA).

Refuerzo vertebral

008_VERTEBRAS_11

008_VERTEBRAS_12008_VERTEBRAS_13008_VERTEBRAS_14008_VERTEBRAS_15008_VERTEBRAS_16008_VERTEBRAS_17008_VERTEBRAS_18008_VERTEBRAS_19008_VERTEBRAS_20008_VERTEBRAS_21008_VERTEBRAS_22

Preguntas Frecuentes

Las fracturas vertebrales a veces constituyen un hallazgo radiológico casual; otras se manifiestan con dolor e impotencia funcional. En las fracturas que se presentan como un episodio clínico agudo, se puede tomar una actitud conservadora mediante reposo, analgesia, y a veces medidas ortopédicas externas. Cuando el tratamiento médico se muestra insuficiente tras un plazo de cuatro o seis semanas, se plantea el tratamiento directo mediante la punción del cuerpo vertebral fracturado y la inyección de cemento acrílico (polimetil-metacrilato) con control radiológico.

Se le realizará un estudio preoperatorio con examen físico completo, exámenes de sangre, y estudios de imagen de su espalda (rayos X, TAC, y/o Resonancia Magnética) Los pacientes en tratamiento que reciben fármacos antiplaquetarios o anticoagulantes (por ejemplo Sintrom®, Plavix®), deben ser preparados específicamente. Necesitará discontinuar la medicación durante varios días antes del procedimiento. Ayuno preventivo: dejar de comer al menos seis horas antes del procedimiento, y dejar de tomar líquidos aproximadamente tres horas antes del procedimiento. El procedimiento se realiza en presencia de un anestesiólogo y de una enfermera, a efectos de monitorización y para administrar sedación por vía intravenosa (si se precisa), para ayudar al paciente a relajarse y sentirse cómodo. Se vigila de cerca el electrocardiograma, la presión arterial mediante un manguito, y la oxigenación de la sangre. Se limpia la piel en el punto(s) de inyección con una solución antiséptica, y a continuación se realizan las inyecciones. Tras la inyección, se coloca al paciente en decúbito supino o lateral (acostado de lado).

No necesaria ni habitualmente. La técnica se realiza bajo anestesia local. Se anestesia la piel. La mayoría de los pacientes también reciben sedación por vía intravenosa, para ayudarles a relajarse y tolerar mejor el procedimiento.

Si usted se va a someter a una vertebroplastia, se le pedirá que se recueste boca abajo sobre una mesa. . El control de la punción se realiza con radioscopia, bien mediante un intensificador de imágenes, o bien mediante tomografía computarizada (TAC), para que su médico pueda verificar la colocación de las agujas y el cemento usados en el procedimiento. Después de adormecer y esterilizar la piel sobre la vértebra fracturada, se insertará una aguja hueca dentro de la vértebra. Se mezclará el cemento acrílico dentro de una consistencia similar a la pasta dental y se combinará con una sustancia llamada bario, la cual mejorará la vista del procedimiento mediante las cámaras fluoroscópicas. Cuando es ideal la posición de las agujas, se inyectará el cemento dentro de la vértebra fracturada. El médico observará el cemento a medida que entra al cuerpo vertebral para asegurarse que no se filtre fuera de la vértebra de alguna manera que pudiera ser perjudicial.

Si usted se va a someter a cifoplastia, su médico comenzará el procedimiento haciendo una pequeña incisión en su espalda, sobre el área de la vértebra comprimida. Se usará un diminuto taladro para hacer una abertura en el hueso a través del cual se pueda insertar un globo especial. Para abrir el espacio y corregir la deformidad, se colocará el globo dentro de la vértebra y se inflará. Entonces, después de retirar el globo, se inyectará un cemento acrílico en la cavidad resultante para mantener la corrección.

El procedimiento completo tarda entre 40 minutos y dos horas.

Lo que se inyecta es cemento óseo -polimetilmetacrilato (PMMA).

El procedimiento conlleva la inserción de una aguja a través de la piel y de tejidos más profundos (como en una inyección intramuscular), por lo que resultará incómodo hasta cierto punto. Aunque puede sentir algo de dolor inicial en la espalda a causa de ponerse boca abajo, una vez que se ha inyectado el cemento acrílico, muchos pacientes notan alivio significativo inmediato al dolor que habían estado experimentando por su fractura vertebral.

La mayoría de las personas notan alivio inmediato y significativo al dolor de su fractura vertebral después ya sea de la vertebroplastia o cifoplastia. Esto les permite recuperar movilidad, incrementar la actividad, y reducir el consumo de medicamentos para el dolor.

Permanecerá boca abajo en la sala de tratamiento durante aproximadamente 10-20 minutos para permitir que endurezca el cemento. Posteriormente se le puede remitir a una sala de recuperación o a su propia habitación en donde se le pedirá que se recueste sobre su
espalda durante otra hora aproximadamente.
Se puede someter a una tomografía computarizada (TAC) para verificar la colocación del cemento dentro de la vértebra. El paciente tendrá que ser llevado a casa. A los pacientes se les aconseja tranquilidad durante un día, más o menos, tras el procedimiento. Puede resultar necesario aplicar hielo en la zona afectada durante 20-30 minutos cada vez, en el curso del día siguiente. Las actividades diarias se deberán realizar dentro de los límites de tolerancia de cada paciente.

Usted puede notar algo de malestar en el sitio de la inserción de la aguja o en la pequeña incisión usada para la cifoplastia. Con frecuencia esto se alivia mediante el uso de una compresa de hielo (úsela sólo durante 15 minutos por hora), y/o medicamentos antiinflamatorios. También puede recibir medicamentos para prevenir espasmos musculares. Debe permanecer en cama aproximadamente 24 horas después del procedimiento (con la excepción del uso del baño). Después que hayan pasado esas 24 horas, puede incrementar gradualmente sus actividades hasta su nivel habitual. Pueden ser recomendables 2-3 días de baja laboral tras la inyección.

Por lo general, el procedimiento resulta seguro. No obstante, todo procedimiento tiene sus riesgos, efectos secundarios y posibles complicaciones. El efecto secundario más frecuente es el dolor, que resulta transitorio. En ocasiones, Filtración del cemento dentro del canal espinal o dentro de venas adyacentes. Los demás riesgos son infecciones, hemorragias, empeoramiento de los síntomas, Dolor incrementado en la espalda, Fractura de vértebras adyacentes o costillas , Adormecimiento, hormigueo ,Parálisis. Afortunadamente, los efectos secundarios y complicaciones de carácter serio resultan poco frecuentes.

Los pacientes que son alérgicos a cualquiera de los medicamentos que se inyectan, o que padecen una infección activa, no deberán someterse a este procedimiento. Los pacientes en tratamiento que reciben fármacos antiplaquetarios o anticoagulantes (por ejemplo Sintrom®, Plavix®), deben ser preparados específicamente.

El refuerzo vertebral no debe realizarse si no se han intentado tratamientos conservadores mediante reposo, analgesia, y a veces medidas ortopédicas externas. Su médico puede hacer una valoración individualizada del riesgo de este procedimiento si usted tiene:

  1. Fracturas vertebrales que se extienden al área posterior de la vértebra, o un fragmento vertebral que se extiende al área del canal espinal.
  2. Radiculopatía, o irritación de una raíz nerviosa en el área de la fractura que con frecuencia causa áreas de adormecimiento, hormigueo, o debilidad en la pierna.
  3. Fiebre.
  4. Sepsis (bacterias en el torrente sanguíneo).
  5. Infección ósea.
  6. Trastornos de la coagulación.
  7. Huesos inusualmente suaves o porosos.

Mejore su calidad de vida

Contacte con nosotros, podemos ayudarle

Para darte un servicio más personalizado, utilizamos cookies propias y de terceros. Si sigues navegando, entendemos que aceptas su uso según nuestra política de cookies. Más información Aceptar y continuar