Ozonoterapia

Se trata de una forma alotrópica del oxígeno molecular que está presente, como un constituyente gaseoso natural, en las capas altas de la atmósfera, representando el 0,0001% de su composición total.

Fue descubierto por el físico holandés Van Marun en 1783, investigando con máquinas electrostáticas las cuales desprendían un olor característico; al igual que le pasó años más tarde a Ciusank, en 1801, al efectuar la hidrólisis del agua.

Etimológicamente, el nombre de “ozono” deriva del verbo griego OZEIN, que significa “oler”, ya que este gas presenta un olor muy característico, único y punzante para nuestros receptores olfativo, a partir de una concentración umbral de 0,01ppm. Por debajo de esta concentración no puede ser olido y por encima de 0,1 es irritante para los seres humanos.

El ozono es un gas de color azul tenue, lo que explicaría el color azul del cielo y de los mares. A la temperatura de -111,9 ºC se presenta en estado líquido (temperatura de condensación) con un color azul oscuro y a la temperatura de -193 ºC se presenta en estado sólido (temperatura de fusión) y adquiere un color rojo oscuro. Su densidad en estado líquido, a -182 ºC, es de 1,572 g/cm3 y su masa en estado gaseoso, a 0 ºC y 1 atm., es de 2,144 g. Su solubilidad en agua es 50 % superior a la del oxígeno, el cual es un oxidante lento, mientras que el ozono es un oxidante rápido; es altamente tóxico por vía respiratoria, ya que deteriora la membrana alveolar.

Es muy inestable en los estados líquido y sólido. Sin embargo también en el estado gaseoso el ozono es muy inestable, sobre todo en concentraciones altas y en presencia de agua, por la presencia de enlaces de tipo endotérmicos entre los átomos (H = 34 Kcal/mol).

Con concentraciones del 20% pueden generarse fenómenos de autoencendido, que no se evidencian por debajo del 8%; sin embargo, la velocidad de descomposición depende de la temperatura ( a 25º se degrada el 60% en una hora). Por eso el ozono médico debe producirse en el momento del uso y guardarse por un periodo breve de tiempo.

Mecanismos de acción

Efectos metabólicos:

Los efectos sistémicos de la ozonoterapia así como la mayor parte de los efectos locales sobre los tejidos deben lograrse a través de los productos de las reacciones principales sobre el metabolismo, o sea, a través de los metabolitos del ozono, que son los productos de las reacciones del ozono y/o la descomposición de los ozónidos en condiciones fisiológicas.Tales metabolitos, procedentes de rupturas de cadenas en los ácidos grasos insaturados, son similares a los peróxidos lipídicos endógenos. Estos son de cadena más corta, y consecuentemente de menor peso molecular y mayor carácter hidrofílico. Por ello, son más capaces para penetrar las membranas celulares. La llegada de tales moléculas a la fase citosólica produce la activación de la glutatión peroxidasa, que las reduce a alcoholes, a expensas del glutatión reducido (GSH), el cual es, a su vez, oxidado a glutatión (GSSG). Este paso transcurre con una diferencia energética de 280 mV y facilita un flujo protónico para las reacciones acopladas. Al mismo tiempo, también la glutatión reductasa se activa para regenerar el GSH a expensas del NADPH. Estos descubrimientos están soportados por determinaciones in vivo durante ensayos experimentales en animales y humanos, así como en ensayos ex vivo, relacionados con los efectos protectores producidos por los metabolitos del ozono en órganos sometidos a procesos de isquemia-reperfusión. Para neutralizar el stress oxidativo, la relación GSH«GSSG en el citoplasma se mantiene en un valor de cerca de 97,4:1 por la glutatión reductasa activada, acoplada con el sistema NADPH«NADP. Así, ocurre proporcionalmente un aumento correspondiente de la producción de NADPH. La vía principal de producción de NADPH esta constituida por el shunt de la vía de las pentosas de la glicolisis, y por ello, la misma glicolisis se acelera también, acelerándose así la producción de ATP, causando un incremento de la disponibilidad de energía para las células. La consecuente aceleración del recambio del GSH y la glicolisis es la consecuencia final del efecto de los mencionados hidroperóxidos de cadena corta. Estos efectos producen también mayor disponibilidad de energía para las células en forma de ATP. También la producción de 2,3-DPG aumenta, aumentando así la liberación de Oxígeno a partir de la oxihemoglobina, incrementando por ello la oxigenación tisular.

              

Efectos sobre los procesos de oxidación – reducción:

El efecto benefactor del ozono parece estar asociado con la preservación de los mecanismos antioxidantes endógenos (superóxido dismutasa y glutation peroxidasa), responsables de un menor estrés oxidativo. Ello conduce a la conclusión de que posiblemente el ozono actúe en la disminución de los radicales libres de oxígeno que son los responsables de la lesión del tejido durante la reperfusión.

Estimulación de las defensas enzimáticas:

El estímulo de las enzimas relacionadas con los procesos de oxidación-reducción es muy importante para aumentar la capacidad protectora de las células contra oxidantes agresivos y radicales libres.

Activación del sistema inmunológico:

Diversos estudios realizados in vitro e in vivo ya han demostrado la capacidad de los metabolitos del ozono y la ozonoterapia para mejorar las funciones de los sistemas inmunológicos, tanto celular, como humoral. Ha sido evidenciado el efecto de incremento en la proliferación y actividad de linfocitos y macrófagos, así como los aumentos en interleukinas, citokinas e inmunoglobulinas bajo el efecto de los metabolitos del ozono.

Actividad germicida (antimicótica, antibacteriana, antiviral):

Es una de las propiedades más típica e importante del ozono. La acción viricida se establece a nivel del ciclo reproductivo del virus interfiriendo su paso intracelular debido al poder oxidante del ozono.

Efectos del ozono en la hernia de disco:

Cuando el ozono se introduce en el disco intervertebral, se disuelve en el agua intramolecular del núcleo pulposo y reacciona con los proteoglicanos (condroitinsulfato y keratansulfato) y con el colágeno tipo II y IV. La formación de ROS entre los cuales está el H2O2 y el O2 es seguido por la generación de radicales hidroxilo (OH), de acuerdo con la reacción de Fenton, debido a la presencia de restos de iones de hierro que pueden liberarse de la aguja.H2O2 + Fe2+ -> OH + OH- + Fe 3+El radical OH es el más reactivo en atacar y destruir cualquier biomolécula a su alcance: la rápida reabsorción de productos hidroliticos y agua libre conducen a un progresivo encogimiento del núcleo pulposo y posiblemente a la desaparición del material herniado.

Efectos del ozono sobre los componentes del dolor radicular

Sobre los mecanismos de presión directa:

La oxidación de los diferentes sustratos presentes en el disco, especialmente glucosa, galactosa, N-acetil-glycosammina, ácidos glucurónicos, glicina y 4-hidroxiprolina, rompe los ligandos intra e intermoleculares colapsando la estructura tridimensional del colágeno.Todo esto puede tener lugar tanto en el núcleo pulposo como en el disco herniado: el resultado es la reabsorción del agua y la fibrosis.

En base a su solubilidad y presión, cuando se inyecta el ozono en el disco, se disuelve generando una cascada de radicales libres. Como el agua intradiscal contiene una mínima cantidad de ácidos grasos, los lipoperóxidos son escasamente formados.

Sobre factores mecánicos indirectos:

Los factores mecánicos indirectos son los de tipo vascular: en este aspecto, el ozono ejerce algunos de sus efectos farmacológicos mejor conocidos como son la liberación intra y trans-tisular de oxígeno, mejorando la hipoxia y el éstasis venoso y linfático.
Sobre la respuesta inflamatoria mediada por células:

  • Inhibición de la liberación de proteinasas por los macrófagos y neutrófilos polimorfonucleares. -Aumento de la liberación de citoquinas inmunosupresoras (interleucina 10, TGF beta 10) que inhiben los compuestos citotóxicos.

Sobre la respuesta inflamatoria biohumoral:

  • Inhibición de la síntesis de prostaglandinas proinflamatorias.
  • Inhibición de la liberación de bradicina.
  • Neutralización de los radicales libres endógenos y estimulación local de la producción local de enzimas antioxidantes.
  • Aumento de la liberación de antagonistas, de citoquinas proinflamatorias como interleukina 1, 2, 8 y 15.

En conclusión, es mucho aún lo que queda por aclarar acerca del mecanismo de acción del ozono y serán necesarios muchos trabajos de investigación que permitan conocer cómo y por qué el ozono tiene tantos y tan variados efectos beneficiosos para el organismo en general y para la curación o mejoría de múltiples patologías, entre ellas las que cursan con color como síntoma principal.

 

Ozono inyectado dentro del Disco con salida hacia el foramen y al espacio epidural. Esto indica lesión del anillo fibroso

   

Preguntas Frecuentes

La ozonoterapia es una nueva y revolucionaria terapia que consiste en la aplicación de una mezcla de oxígeno (O2) y ozono (O3) producida por un equipo especial de electromedicina con distintas concrentraciones según las diversas enfermedades que se puedan tratar.

  • Analgésico antiflamatorio.
  • Biológica.
    • Antibacteriano y antiviral.
    • Aumento de la elasticidad del hematíe.
    • Favorece la cesión de 02 por la hemoglobina.
  • Activador circulatorio.
    • Aumento de la permeabilidad capilar.
    • Aumento del flujo linfático.
  • Modelación del estrés oxidativo y estimulación del sistema inmunitario.
  • Ausencia de reacciones alérgicas e interacción con los fármacos.

  • Local o externa:
    • Irrigación.
    • Campana de vidrio o saco de plástico.
  • General o sistemática.
    • Intramuscular, subcutánea o intra-articular.
    • Autohemotransfusión.

  • Ambulatoria.
  • La aplicación no durará más de 5-10 minutos.
  • Durante la administración local de la mezcla gaseosa el paciente solamente nota una ligera sensación de presión.

  • Tratamiento del dolor:
    • Problemas crónicos por hernias discales.
    • Lumbociática.
    • Cervicalgias – Dorsalgias.
    • Fibromialgia.
    • Artrosis.
    • Epicondilitis.
    • Dolor en articulación de la cadera y rodilla.
    • Cefáleas.
    • Neuralgia post-herpética.
    • Dolor isquémico por ateriopatías.
  • Angiología y Flebología: Transtornos de la circulación y retardo de la cicatrización por:
    • Úlceras postflebíticas.
    • Úlceras diabéticas.
  • Oftalmología.
    • Ratinosis figmentaria, glaucoma, degeneración macularsenil, síntomas del ojo seco.
  • Neurología.
    • Síntomas asociados al envejecimiento cerebral.
    • Cefaleas de origen circulatorio o en racimo.
    • Depresión.
  • Dermatología.
    • Hipodemitis induractiva y lipodistrofias localizadas (celulitis).
    • Herpes simple y Zoster.
    • Acné.
    • Ecozema.

  • Hernia discal cervical.
  • Hernia discal dorsal.
  • Hernia discal lumbar.
  • Protusiones grado I y II.
  • Extruidas grado I y II.
  • Secuestradas.
  • Fibrosis post-quirúrgica.
  • Síndromes facetarios.

El disco intervertebral actúa como un cojín amortiguador entre dos vértebras. Consta de tres partes:

  1. Núcleo pulposo: Es una estructura formada por agua añadida a una matriz de proteoglicanos y colágeno.
  2. Anillo fibroso: Consta de 20 laminillas de fibras colágenas que rodean al núcleo pulposo.
  3. Platillos cartilaginosos: Recubren la superficie superior e inferior del disco y lo unen a los cuerpos vertebrales.

  • Estimula la producción de enzimas antioxidantes, neutralizándose así los productos tóxicos liberados por la ruptura del núcleo pulposo responsables de la inflamación del nervio.
  • La acción analgésica del ozono hace disminuir la contractura muscular de defensa que, de forma refleja, se activa para proteger la zona de la hernia discal.

Acelera la degradación de los polisacáridos en el núcleo pulposo con lo que disminuye el volumen del material herniado que provoca la compresión del nervio.

Bibliografía

  • Iliakis E, Macheras G, Kostakos A: L’Ozonoterapia nel trattamento della lombalgia. Ortopaedichs 1995; 8: 29-33.
  • Tommasini G, Lavaroni A, Petralia B, Fabris G: Ozono terapia intradiscale. Atti Congresso di Ortopedia, Mestre. Libreria Cortina Editore, Torino 1998: 351-359.
  • Bocci V: Ozone as a bioregulator. Pharmacology and toxicology of ozonetherapy today. J Biol Regul. Homeos Agents 1998;10: 31-53.
  • Muto M, Avella F: Percutaneous treatment of herniated lumbar disc by intradiscal oxygen-ozone injection. Interventional Neuroradiology 1998;4:279-286.
  • Palmieri B, Manno M, Palmieri G. Trattamenti del dolore osseo metastático con infiltración di ozono. Osservazioni cliniche preliminari. In: Ceccherelli F, Giron G. L´ozonoterapia nel 2000. Edizioni Librería Cortina. Torino. 1999; 183-197.
  • Ernst E.A primer of complementary and alternative medicine commonly used by cancer patients. Med J Aust 2001;174(2):88-92.
  • Haughton VM, Fine J. Measuring the effect of novel therapies for back pain. AJNR Am J Neuroradiol. 2003;24(5):784-7.
  • Andreula CF, Simonetti L, De Santis F, Agati R, Ricci R, Leonardi M. Minimally invasive oxygen-ozone therapy for lumbar disk herniation. AJNR Am J Neuroradiol. 2003;24(5):996-1000.
  • Bocci V: ossigeno-Ozonoterapia. Compressione dei meccanismi de azione e possibilità terapeutiche. In: bocci V, Ossigeno – Ozonoterapia. Casa editrice Ambrosiana: 130-131, 2000.
  • Bocci V, Bianchi L, Larini A. The Ozone Enigma in Medicine. The Biochemical Relationship between Ozone and Body Fluids May Account for its Biological, Therapeutic and Toxic Effects. Rivista Italiana di Ossigeno – Ozonoterapia 2: 113-120, 2003.
  • Bocci V, Pogni R, et al: Oxygen-ozone in orthopaedics: EPR detection of hydroxyl free radicals in ozone-treated “nucleus pulposus” material. Riv Neuroradiol, 14: 55-59, 2001b.
  • Bocci V, Luzzi E et al: Studies on the biological effects of ozone. Haematologica, 75: 510-515, 1990.
  • Curran SF, Amoruso MA et al: Degradation of soluble collagen by ozone or hydroxyl radicals. FEBS Lett 176: 155-160, 1984.
  • Re L: Molecular basis of the ozone-oxygen therapy: perspectives and therapeutic potential. PhleboLynphology, Special issue, November 18-20, 108,1999.
  • Rilling, Viebhan: The use of ozone in Medicine. Heidelberg: Hang KF, 1999.
  • Simonetti L, Agati R et al: Why does disc-root conflict generate pain? Rivista di Neuroradiologia, 11: 403-404, 1998.
  • Simonetti L, Raffi L et al: pharmacological Mechanisms Underlying Oxigen-Ozone Therapy for Herniated Disc. Rivista Italiana de Ossigeno – Ozonoterapia 2: 7-11, 2003.

Mejore su calidad de vida

Contacte con nosotros, podemos ayudarle

Para darte un servicio más personalizado, utilizamos cookies propias y de terceros. Si sigues navegando, entendemos que aceptas su uso según nuestra política de cookies. Más información Aceptar y continuar