Una de las principales bases de un buen tratamiento, es y siempre será, el conocimiento. La compresión de lo que se está realizando, de lo que se necesita y de lo que se padece. Esto es especialmente importante en el ámbito médico. Existe una amplia variedad de afectaciones y enfermedades que a día de hoy no pueden prevenirse, o que surgen de accidentes inesperados. Sin embargo muchas otras son consecuencia de la falta de atención, los malos hábitos, y por encima de todo, la falta de conocimientos.

Nuestro objetivo es la recuperación y mejora de los pacientes en la medida en que las habilidades de nuestro equipo lo permiten, y en esta sección pretendemos extender eso más allá de la realización de técnicas y abordajes terapéuticos; Nuestro equipo de expertos da un paso al frente para instruir a todos aquellos interesados, en los conocimientos y habilidades para el mantenimiento y el cuidado de la propia salud. Buscamos enseñar a los pacientes los elementos de:

  • Concienciación
  • Prevención

Concienciación

Hacer notar, tomar conciencia de, saber que existe…En definitiva “ver”, hay muchas estructuras del organismo que sencillamente están ahí, siempre nos han acompañado, siempre las hemos usado, a lo mejor hasta son las responsables de que nos levantemos por las mañanas, y en muchos casos no conocemos ni sus nombres, o sí los conocemos, pero no sabemos qué hacen o cómo funcionan.

Aunque ¿Para qué quiero saberlo? Ya hay médicos, profesionales, gente que se encarga de estudiar estas cosas. Pero ahí es donde reside la posibilidad. Cuando conocemos algo, podemos entenderlo, y podemos utilizarlo mejor.

Es posible que una molestia muy dolorosa, o un problema hubieran sido causados por un mal hábito realizado durante mucho tiempo, pero no lo podíamos saber, porque no éramos conscientes de que eso estaba mal.

Así pues, el primer objetivo: La concienciación. Entender que es lo que utilizamos, y para qué sirve, para así poder cuidar mejor nuestras estructuras y utilizarlas de forma adecuada.

Prevención

Una vez se es consciente de las estructuras, y de cómo intervienen en la patología que nos ocupa, es importante entender qué medidas se deben tomar para poder reestablecer estas estructuras y emplearlas de forma correcta.

“El buen uso y el buen funcionamiento llevan a la buena salud”

Se debe entender el cuerpo humano como un conjunto de piezas, todas funcionando de forma adecuada, interactuando entre sí y con el mundo que nos rodea, para permitir la vida. Sin embargo, el cuerpo se guía por una serie de “leyes fundamentales” que siempre debe cumplir, y eso combinado con otros factores, es lo que lleva en muchos casos a la enfermedad o lesión. Es en este punto en el que los profesionales sanitarios ayudan al cuerpo a recuperar su función normal.

Ahora mismo, sin embargo, nos enfocaremos en el punto previo, en la prevención, es el momento en el que es posible evitar la aparición o empeoramiento de la enfermedad por medio de preparaciones, correcciones y hábitos que lleven a las estructuras dañadas que no están cumpliendo bien con su papel, a volver a hacer su trabajo adecuadamente. De esta forma se evita provocar una situación patológica o se corrigen las circunstancias que están provocando la patología existente.

En estos cursos llevaremos una aproximación al entendimiento, buen funcionamiento y patología de las estructuras en diferentes afectaciones, y enseñaremos a los alumnos una introducción a los métodos de cuidados y tratamientos.

Mejore su calidad de vida

Contacte con nosotros, podemos ayudarle

Para darte un servicio más personalizado, utilizamos cookies propias y de terceros. Si sigues navegando, entendemos que aceptas su uso según nuestra política de cookies. Más información Aceptar y continuar