Cómo prevenir la ciática: causas más comunes Cómo prevenir la ciática

Publicado el 27/04/2017 No hay comentarios Dolor de espalda, Hernia discal, Tratamientos

Dolor de pierna, adormecimiento, hormigueo y debilidad son los síntomas habituales de la ciática. Esta dolencia empieza a producirse en la parte inferior de la espalda y pasa por los glúteos hasta la parte posterior de la pierna, incluso pudiendo llegar hasta el pie. De este modo, la ciática se convierte en un dolor con síntomas muy molestos que, en ocasiones, provoca una disminución de la calidad de vida del paciente. Ante tal riesgo, desde Medicina del Dolor, como profesionales en la prevención y el tratamiento del dolor crónico, exponemos cómo prevenir la ciática.

Conocer las causas más comunes de la ciática será fundamental ya que esta dolencia no es un diagnóstico médico de por sí, sino un conjunto de síntomas provocados por una afección médica subyacente a la que deberemos prestarle atención.

5 claves que conocer para prevenir la ciática

Presencia de una hernia discal lumbar

Un elevado ejercicio físico o un alto nivel de esfuerzos puntuales unido a la degeneración de los discos vertebrales con el paso del tiempo puede provocar hernias discales en la zona lumbar. También denominadas ‘ruptura discal’, ‘disco protuberante’ o ‘pinzamiento de nervio’, se producen por una salida de la parte blanda interior (núcleo pulposo) del disco produciendo la irritación de la raíz del nervio ciático.

Lo más común es que esto ocurra en las vértebras lumbares L4, L5 y la primera sacra S1, situadas en la zona más inferior de la columna y las que más sufren ante esfuerzos excesivos. Esta localización también es la causante del dolor de ciática.

Degeneración de un disco intervertebral

Ocurre cuando un disco debilitado por el paso del tiempo causa micromovimientos excesivos en ese nivel de la columna vertebral. Esto provoca que proteínas inflamatorias e interiores del disco se quedan expuestas y producen irritación en el nervio.

A pesar de denominarse médicamente discartrosis no se trata de una enfermedad sino de una parte del envejecimiento. Aunque a priori pensemos que ante los problemas de la edad no podemos hacer nada, contar con un buen tono físico y evitar el sobrepeso permitirá prevenir la ciática.

Estrechamiento del canal espinal

También causada por el envejecimiento natural, el estrechamiento del canal espinal se produce por la deformación de los tejidos y los huesos con el paso del tiempo. Estas modificaciones pueden ocurrir de diferentes formas: las bandas de tejido que apoyan la columna vertebral se vuelvan gruesas y duras, los huesos y las articulaciones aumenten de tamaño o se generen abultamiento en las superficies de los huesos, denominados espolones. En estos casos, el problema surgirá cuando tal estrechamiento produzca comprensión en las estructuras nerviosas dando lugar a la denominada estenosis espinal. Esta dolencia, que también provoca ciática, es común en pacientes con osteoartritis o artritis reumatoide.

Desviación vertebral

Sucede cuando una pequeña fractura hace que una vértebra se deslice sobre otra. Esto hace un desajuste en la estructura vertebral y dando lugar a la ciática.

Esta desviación, también llamada espondilolistesis: puede surgir por un desgaste anormal del cartílago y los huesos, por una sobrecarga o por algún traumatismo en la zona. Gimnastas, jugadores de rugby o deportistas que practican el levantamiento de pesas pueden verse afectados por esta dolencia al exponer los huesos de la zona lumbar a una gran tensión. Evitar los excesos será primordial para prevenir la ciática.

Pinzamiento o presión durante el embarazo

La ciática también suele surgir durante el embarazo. Bien se produce porque, durante esa etapa, el útero presiona directamente el nervio ciático o como consecuencia de la tensión muscular o compresión vertebral de llevar el peso adicional del feto.

Para prevenir la ciática durante el embarazo es recomendable adoptar posturas correctas al sentarse con la zona lumbar apoyada en el respaldo o en un cojín o al acostarse, durmiendo de lado con una almohada entre las piernas.

Tal y como hemos visto, una persona puede padecer ciática por diferentes factores. Por ello, los profesionales de Medicina del Dolor, creemos en la importancia de conocer cada caso para prevenir la ciática o tratarla de manera particular. Puede consultarnos, sin compromiso, en la clínicas de Medicina del Dolor en Valencia.

 

 

METADESCRIPTION:

—–

Fuente de la noticia

Comments are closed.

Mejore su calidad de vida

Contacte con nosotros, podemos ayudarle

Para darte un servicio más personalizado, utilizamos cookies propias y de terceros. Si sigues navegando, entendemos que aceptas su uso según nuestra política de cookies. Más información Aceptar y continuar